• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La investigadora Lauren Finka, que trabaja en la Nottingham Trent University, explicó a la BBC, que a los gatos les gusta comunicarse de manera indirecta, mientras los humanos somos mucho más sociables

    Nosotros necesitamos acercamiento y roce, por eso se hace inevitable que sobemos cualquier mascota a la orden del día. Pero eso no quiere decir que a los felinos también les guste y, la ciencia ha demostrado que no es así.

    Para hacer feliz a un felino con caricias hay que tomar en cuenta varios factores, por ejemplo: si es el gato quien se acerca a nosotros y no al contrario, es muy probable que quiera ser acariciado.

    Hay que estar atento a las posturas que adquiere el felino al recibir las caricias.  Si ronronea, mantiene la cola erguida y parece que amasa con las patas delanteras, es una buena señal.

    Si apunta con las orejas hacia delante, si mueve la cola a los lados o si te reclama para que sigas acariciándole, en el caso de que te hay

    as detenido. Todos esos gestos significan que el gato es feliz.

    Sus lugares preferidos para las caricias son en la base de las orejas, bajo la barbilla y cerca de las mejillas. Los más odiados son en la barriga, y tampoco en el lomo ni en la base de la cola.

    Debes estar alerta, si se le eriza el pelo, contrae la espalda o mueve la cabeza en dirección contraria a ti, porque no está disfrutando de tus caricias. Lo mismo sucede si se muestra pasivo, si parpadea de forma exagerada, se lame la nariz o asea repentinamente durante poco tiempo.

    Todas estas señales importan si no queremos llevarnos un zarpazo o un mordisco por no acariciarlos bien.

    Con información de El Confidencial

    Las ‘locas de los gatos’ no existen, según la ciencia

    (Video) Un perezoso se despide de las chicas que lo salvaron de morir

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...
    No more articles