• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Los gatos tienen un lenguaje corporal más “sofisticado”: sus estados de ánimo se muestran a través de sus colas, el pelaje, la posición de las orejas o los bigotes, y el ronroneo (generalmente) es una demostración de amabilidad o satisfacción.

    El punto es que mientras los perros son nuestros más fieles amigos, los mininos aún no tienen muy buena fama, y se les considera distantes y hostiles.

    Según la veterinaria Karen Hiestand “Los perros y los humanos son muy similares y han vivido juntos durante mucho tiempo (…) En cierto modo, han evolucionado juntos. Con los gatos, la relación es mucho más reciente y provienen de un antepasado que no era social. Pueden cuidarse solos, y eso es justo lo que les ha convertido en un animal de compañía muy popular, el problema es esperar que sean como nosotros o como los perros”, indica.

    Con esta explicación empieza a quedar claro que el problema no es el gato, sino el humano que quiere hacer de él lo que no es.

    Una investigación de la Universidad de Portsmouth descubrió que los perros, en cambio, han aprendido a imitar las expresiones de los bebés, y cuentan con los conocidos “ojos de cachorro”, un truco evolutivo (los lobos no lo tienen) que fortalece el vínculo con las personas.

    El tema es que los gatos poseen miradas que parecen frías y hostiles. Para Hiestand, al obligar a los mininos a comportarse como canes, tratamos de alejarlos de su comportamiento natural.

    “Por ejemplo, la forma en que se frotan contra sus dueños es vital para saber si les quieren. Es una forma de cariño (…) Se considera una forma de marcar el territorio, pero en realidad lo que hace es transmitir su aroma a tu piel y viceversa, una forma de crear un ‘aroma común’ que distingue al amigo del enemigo “, explica la veterinaria.

    Además manifestó que “como si de la pirámide de Maslow se tratase, el orden de preferencia de los gatos va desde su agua, comida y bandeja de arena a ti. Si esas cosas están perfectas, entonces comenzará a establecer lazos contigo”.

    Con información de El Confidencial

    Con gritos no aprenden los perros, lo dice la ciencia

    (Video) Un gordito Bulldog se hace famoso por comer espaguetis

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...
    No more articles