• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Sumac -significa “bonita” en el idioma quechua, nativo de Perú- y su otro amigo sin pelo, Munay -que significa “amado por todos”-,  ambos de raza Viringo Peruano-, viven en la antigua pirámide de Huaca Pucllana, en Lima.

    Esta raza canina,  hace unas décadas estuvo al borde de la extinción, y fue en el año 2000 cuando el gobierno de ese país declaró a los perros sin pelaje parte del patrimonio cultural nacional.

    Un año después, el gobierno anunció que al menos un perro de esta raza  tenía que vivir en cada uno de los museos arqueológicos a lo largo de la costa peruana, para recuperar un pedazo de cultura peruana antes de que se desvaneciera por completo.

    “Lo que comenzamos a darnos cuenta es que tenerlos aquí era tener algo propio (…) Es una forma de mostrar nuestra identidad”, agrega asegura la arqueóloga de Huaca Pucllana, Mirella Ganoza.

    La historia del viringo se remonta a la época precolombina, cuando aparecía con frecuencia en las obras de arte  de las culturas inca, moche, wari y chimú,  retratado como compañero y tan calvo como un águila.

    Cuando los conquistadores españoles llegaron a las costas de Perú en 1532, estos perros eran comunes, pero a los españoles les parecieron muy feos, decidieron que eran malignos y que debían eliminarse.

    Con el tiempo los perros murieron lentamente y desaparecieron de la conciencia pública, para convirtierse en perros callejeros, rechazados  y desvinculados de la cultura.

    Fue en 1990 cuando algunas organizaciones empezaron a defender a los perros y, así, ingresaron nuevamente en los hogares y a los corazones de los peruanos.

    Hoy los peruanos respetan mucho a esta raza canina y, en la antigua pirámide de Huaca Pucllana, Sumac y Munay visten las camisetas con los colores de la bandera peruana y son amados por los turistas y por los trabajadores del parque, que escuchas y disfrutan su historia.

    Con información de BBC News

    (Fotos) Benny, el perro que se negó a separarse de su dueño cuando moría

    (Fotos) Captan duelo a muerte entre cocodrilo y anaconda

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...
    No more articles