• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una gran tormenta solar se dirige a la Tierra, y es probable que llegue mañana.

    El potente fenómeno cósmico podría noquear a los satélites, interrumpir el suministro de energía y provocar deslumbrantes exhibiciones de la aurora boreal.

    Se originó la semana pasada por una enorme explosión en la atmósfera del sol conocida como una erupción solar, y las partículas cargadas de esa llamarada están ahora en camino a nuestro planeta.

    La llegada de la tormenta solar coincide con la formación de “grietas de equinoccio” en el campo magnético de la Tierra, que algunos científicos creen que se forma alrededor de los equinoccios el 20 de marzo y el 23 de septiembre de cada año.

    Estas grietas debilitan la protección natural de nuestro planeta contra partículas cargadas y podrían dejar los vuelos comerciales y los sistemas de GPS expuestos a la tormenta entrante.

    Las grietas también significan que los observadores de estrellas son más propensos a vislumbrar la aurora boreal esta semana.

    Esto puede incluir partes de Escocia y el norte de Inglaterra, así como el “nivel norte” de Estado Unidos incluidas partes de Michigan y Maine.

    Las partículas magnéticas cargadas de la tormenta solar pueden interferir con la maquinaria en la órbita de la Tierra y en la superficie del planeta, como los sistemas de GPS y las señales de radio.

    También pueden amenazar a las líneas aéreas al perturbar el campo magnético de la Tierra.

    Las bengalas muy grandes pueden incluso crear corrientes dentro de las redes eléctricas y anular el suministro de energía.

    “Una alerta menor de tormenta geomagnética está ahora en vigor para el 14 y 15 de marzo de 2018. La aurora puede ser visible en latitudes altas”, escribió la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) en un comunicado.

    Las partículas, que vinieron del sol después de que ocurrieron las erupciones solares el 6 y 7 de marzo, podrían causar “fluctuaciones débiles en la red eléctrica” ​​y un “impacto menor en las operaciones satelitales”, según la NOAA.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...
    No more articles