• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Es cierto que se han registrado en colegios de Estados Unidos casos terribles de bullying o acoso. Pero en esta oportunidad, los chicos de un centro educativo en este país se han convertido en ejemplos de compañerismo y amistad.

    El Confidencial narra una conmovedora historia que ocurrió en el Instituto Carmel, secundaria de Putnam County, unos 80 kilómetros al norte de Nueva York.

    Allí, durante la graduación, los presentes celebraron de una forma muy particular el momento cuando Jack Higgins, un alumno con autismo, fue a recoger su diploma.

    Higgins estaba muy emocionado con ir a su acto de grado, pero tenía una barrera: no soporta los ruidos fuertes. Esta condición le impedía acudir a la celebración porque allí, como es costumbre, se aplaude de felicidad.

    “Los padres, Pat y Barbara Higgins, hablaron con su profesor explicándole que no podría estar sentado durante horas en un evento en el que el ruido sería ensordecedor”, cita el texto.

    Ante este problema, el director del centro educativo,Lou Riolo, se le ocurrió una brillante idea: una ceremonia en silencio solo para Jack.

    Riolo acordó con los demás profesores entregar el diploma en absoluto silencio para que el chico pudiera acudir al acto.

    El día del acto – cuenta la nota de la página web- el director se dirigió a los presentes y dijo que el primero en recibir el diploma sería Jack, pero que todos deberían guardar silencio. Y así fue.

    Al concluir sus palabras, Jack entró al auditorio – con los oídos tapados- acompañado de su hermano y un ayudante escolar.

    Poco después de recoger el diploma, los compañeros se ponen de pie como forma de homenajear al chico. Otros hicieron el gesto de aplaudir pero en silencio como muestra de solidaridad.

    El director Riolo valoró el momento como lo “más increíble” que ha visto en 31 años de carrera.

    “He tenido la suerte de ver algunas cosas realmente notables en mis 31 años de carrera, pero esto tiene que ser lo más increíble. Los estudiantes estuvieron a la altura de la ocasión, pero también lo estuvo Jack: está muy limitado verbalmente, y fue abrumador para él estar delante de una gran multitud esperando que hubiera mucho ruido. Fue muy valiente por dar ese paseo hasta el escenario, que debió parecerle una eternidad, y hacerlo con gracia, clase y fuerza”, expresó citado por El Confidencial.

    Fuente: El Confidencial

    Lea también:

    (Video) Automovilistas recogen billetes de una “lluvia” de dólares y la policía pide que los regresen

    (Video) Niña en Pakistán vive con el cuello torcido por una extraña condición

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...
    No more articles