• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Diversos medios hicieron eco de la noticia de la niña “sociópata con ganas de asesinar” y “la impostora que se aprovechaba de sus padres”, así fue calificada en varios titulares la  pequeña que fue abandonada por sus padres adoptivos, quienes están bajo arresto por abandono.

    La historia comienza con  un exmatrimonio del estado de Indiana (EE.UU.), un hombre y una mujer,  que fueron arrestados recientemente por abandonar en 2013 a una niña con enanismo que habían adoptado tres años antes.

    Kristine Barnett y Michael Barnett —los acusados— concedieron una entrevista a Daily Mail y aseguraron en su defensa que la supuesta menor era en realidad una adolescente o incluso una mujer adulta impostora que planeaba asesinar a todos en la  familia.

    Una investigación realizada por el diario español ‘El Confidencial’ debate la veracidad de la versión de los ex-esposos, con  evidencia de que  se trató de un caso de abandono deliberado de menores.

    Los Barnett adoptaron en 2010 a Natalia Grace, una niña de origen ucraniano afectada por un trastorno del crecimiento óseo denominado displasia espondiloepifisaria congénita. Según con su certificado de nacimiento, la niña tenía seis años al momento de ser adoptada.

    La pareja comenzó a desconfiar de su edad luego que la madre descubriera que la pequeña ya tenía vello púbico y posteriormente encontrara sangre en su ropa, indicando que ya tenía la menstruación. Esto se explica fácilmente con la enfermedad que sufría la niña, señala El Confidencial.

    Algunos casos de este trastorno puede manifestarse con una pubertad precoz e incluso menstruaciones regladas desde edades tan tempranas como los siete años, junto con un desarrollo y maduración sexual claramente visible en los genitales.

    Los exámenes médicos le atribuyeron a Natalia más años de los que indicaba su partida de nacimiento, algo que coincide absolutamente con los síntomas de una niña con displasia, señala El Confidencial.

    Con los informes médicos, los Barnett acudieron en junio de 2012 a la justicia y le cambiaron la edad legal a 22 años, y le rentaron un apartamento con una año del alquiler pago.

    Ese mismo año, Natalia fue internada en una unidad psiquiátrica ya que según Kristine, intentara lanzar a su madre adoptiva contra un cerco electrificado.

    El febrero del año siguiente la pareja se divorció y Michael regresó a Indiana. Cuando acabó el plazo del alquiler, Natalia fue expulsada de la vivienda.

    En la escuela notaron la ausencia de Natalia y avisaron a las autoridades locales, que iniciaron un proceso judicial. Los testimonios de algunos vecinos, indicaron que  la niña deambulaba por las calles, como una indigente.

    Terrance Kinnard, el abogado de Michael Barnett, indicó que su defendido admitido haber abandonado a su hija adoptiva consciente de que era menor de edad y confesó, que su exmujer instruyó a la pequeña a decir que tenía 22 años si le preguntaban la edad, según recogió El Confidencial.

    En conversación con Daily Mail, el abogado negó que su cliente reconociera su culpabilidad,  manifestando que Michael habló a la Policía cuando los agentes lo visitaron sorpresivamente en su vivienda y lo que dijo fue sacado de contexto.

    Con información de Actualidad RT y El Confidencial

    ¡Todo un chiste!: Un perro con forma de huevo (Fotos y Video)

    ¿El Matrix challenge? : Zlatan Ibrahimovic creó el nuevo reto viral de internet

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...
    No more articles